albon1

Albóndigas guisadas con nueces

Blancos Premium e Íconos

Maridaje

Phitos

Ingredientes

[seis personas]

  • 750 g de ternera picada
  • 250 g de cerdo picado
  • 2 cebollas
  • 10 nueces
  • 60 g de miga de pan mojada en leche
  • 2 huevos
  • 1 cs de perejil picado
  • unas gotas de salsa Worcester
  • 6 cs de aceite de oliva virgen extra
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cs de harina
  •  ct de mantequilla
  • 150 ml de oporto
  • 2 tazas de caldo de carne o agua
  • sal
  • pimienta negra en grano y molida

[una persona]
125 g de ternera picada • 40 g de cerdo picado • 1/2 cebolla • 2 nueces nueces • 10 g de miga de pan mojada en leche • 1 y 1/2 cs de huevo batido • 1/2 ct de perejil picado • unas gotas de salsa Worcester • 1 cs de aceite de oliva virgen extra • 1/2 diente de ajo • 1/2 ct de harina • 1 pizca de mantequilla • 25 ml de oporto • 80 ml de caldo de carne o agua • sal • pimienta negra en grano y molida

Elaboración de las albóndigas guisadas con nueces

Pelar las nueces y molerlas en la picadora. También con la picadora, picar media cebolla hasta que casi esté hecha una pasta.
Mezclar las dos carnes con los huevos, las nueces, la cebolla triturada, el perejil picado, la miga de pan, la salsa Worcester, sal y pimienta. Mezclar bien hasta que esté homogéneo.
Forrar una bandeja de horno con papel para horno. Encender el grill al máximo.
Hacer bolitas con la mezcla de carne y colocarlas sobre la bandeja, de forma que quepan todas, pero sin tocarse entre sí. Rociarlas con un poco de aceite de oliva: es muy cómodo y queda muy bien utilizando un spray.
Introducir la bandeja en el horno lo más cerca posible del grill durante 5 – 10 minutos, o hasta que las albóndigas estén tostadas.
Mientras, calentar el resto del aceite en una cazuela en la que quepan las albóndigas y sofreír el resto de la cebolla y los ajos picados. Cuando estén de un color dorado oscuro, añadir la mantequilla y la harina y continuar rehogando hasta que también se dore. Mojar con el oporto y dejar que se evapore unos segundos. Añadir el caldo o el agua y llevar a ebullición. Sazonar con una pizca de sal.
Pasar las albóndigas a la cazuela junto con los granos de pimienta y añadir más agua o caldo si es necesario para que estén todas cubiertas. Cocer 30 minutos a fuego lento. Probar la salsa y rectificar el sazonamiento si hace falta.
Notas

Si os apetece un sabor a nuez más intenso podéis aumentar la proporción de nueces a voluntad. Lo que sí os recomiendo, como siempre, es que uséis nueces frescas, del año. La diferencia es notable.
Vigilad mucho el horno para que no se os quemen las albóndigas. Cada grill el distinto y algunos son muy potentes.
Las albóndigas guisadas en salsa mejoran si se dejan de un día para otro (perfectas para tupper…) y además son un plato excelente para guardar en el congelador. No se deterioran nada.

El maridaje de Jesús Flores

Jesús Flores
Las carnes de esta fórmula, cerdo y ternera, previamente picadas y sazonadas con ingredientes que incrementan el sabor como el ajo, el aceite, el oporto y la pimienta, también las gotas de la salsa inglesa (léase Worcester o Perrins), que lleva en su composición vinagre, sal, anchoas, cebolla, extracto de pulpa de tamarindo y un toque de madera por su estancia de 18 meses en ese recipiente, hacen que estos potenciadores de sabor, junto a la tanicidad de las nueces, consigan un plato sabroso, pero no muy pronunciado, ya que en cierta medida, los dos huevos y la mantequilla, por su fracción untuosa y grasa respectivamente, suavizan el conjunto de esta apetitosa manera de cocinar las albóndigas, que Mª. Ángeles nos trae hoy de sus creativos fogones.
Personalmente, después de haber tenido el privilegio de comer este plato, estoy seguro de que vosotros, como yo, disfrutaréis con un tinto Pesquera Reserva de 2003 de las míticas bodegas de Alejandro Fernández, de la D.O Ribera del Duero.

Seguro que os preguntaréis por qué he elegido este ribera.
Los frutos rojos maduros, las especias, el recuerdo tostado de su roble, la carnosidad, el equilibrio y amplitud de este exquisito tinto es perfecto para fundirse con la carne y su salsa.
El conjunto maduro de la fruta de esta añada, su agradable acidez, su firmeza y suavidad, encuentran el complemento ideal con esta manera tan sutil de interpretar la carne de cerdo y de ternera.
Hay otras opciones, etiquetas de algún tinto de Rioja Alavesa, no muy estructurado, un tinto del Bierzo con no mucha carga tánica, pero maduro y con fresca acidez. Personalmente lo he tomado con un cava Brut Nature y me ha parecido “divino de la muerte” como dicen los jóvenes de hoy.

Si te apetece saber más de vino y conocer mis cursos puedes visitarme en Aula Española del Vino: C/ Simancas 5- C Madrid (local a la calle), Metro Plaza Castilla o Valdeacederas. También puedes contactar conmigo por correo en aulavinoes[arroba]gmail.com o en el 91 314 10 21 de 10 a 14.
Descárgate la información sobre los cursos

albondigas